16/12/10

En otra parte, en la bitácora Francisco Bonal

he contado como liberamos (A, C, F y yo) un árbol de una cadena que lo aprisionaba. ¡Qué agradable!

No hay comentarios: